publicidad

coscoja

A la coscoja, también se la denomina chaparro, chaparra, carrasquilla o carrasquizo (Quercus coccifera),… es un arbusto de hoja perenne y verde todo el año, de no más de 2 m, de altura, aunque a veces se puede convertir en un pequeño arbolillo de hasta 4 ó 5 m; suele ramificarse abundantemente desde la base, de forma que las ramas, de corteza lisa y cenicienta, se entrelazan a menudo haciéndola impenetrable.
.
Tiene hojas sencillas, alternas, membranosas que caen rápidamente, rígidas, lampiñas por las dos caras, con el margen ondulado y armado de dientes espinosos en mayor o menor número; tienen color verde intenso, forma aovada o alargada y superficie brillante y lustrosa.



SOLEDAD PRIMERA
(Luis De Góngora)

"… El que de cabras fue dos veces ciento
Esposo casi un lustro —cuyo diente
No perdonó a racimo aun en la frente
De Baco, cuanto más en su sarmiento,
Triunfador siempre de celosas lides,
Le coronó el Amor; mas rival tierno,
Breve de barba y duro no de cuerno,
Redimió con su muerte tantas vides—;
Servido ya en cecina,
Purpúreos hilos es de grana fina.

Sobre corchos después, más regalado
Sueño le solicitan pieles blandas
Que al Príncipe entre Holandas
Púrpura Tiria o Milanés brocado.
No de humosos vinos agravado
Es Sísifo en la cuesta, si en la cumbre
De ponderosa vana pesadumbre
Es, cuanto más despierto, más burlado.
De trompa militar no, o destemplado
Son de cajas, fue el sueño interrumpido;
De can sí, embravecido
Contra la seca hoja
Que el viento repeló a alguna coscoja.

Durmió, y recuerda al fin cuando las aves
—Esquilas dulces de sonora pluma
Señas dieron suaves
Del Alba al Sol, que el pabellón de espuma
Dejó, y en su carroza
Rayó el verde obelisco de la choza.

Agradecido, pues, el peregrino,
Deja el albergue y sale acompañado
De quien lo lleva donde, levantado,
Distante pocos pasos del camino,
Imperïoso mira la campaña
Un escollo, apacible galería,
Que festivo teatro fue algún día
De cuantos pisan, Faunos, la montaña.
Llegó, y a vista tanta
Obedeciendo la dudosa planta,
Inmóvil se quedó sobre un lentisco,
Verde balcón del agradable risco.

Si mucho poco mapa le despliega,
Mucho es más lo que, nieblas desatando,
Confunde el Sol y la distancia niega.

Las flores masculinas son muy pequeñas, poco aparentes, con una envuelta acopada dividida en 4, 5, ó 6 gajos y un número variable de estambres (4 a 10); se agrupan en espigas cortas, de color amarillento, delgadas, que cuelgan en grupos.
.
Las femeninas nacen en la misma planta, solitarias o agrupadas por dos o tres. El fruto es una bellota, de una sola semilla, separable en dos mitades (cotiledones) longitudinalmente.

Florece por abril o mayo, madurando las bellotas al final del verano o ya en el otoño (octubre) del año siguiente; son de sabor amargo, malas para comer. Se desarrolla en las laderas secas y soleadas, formando parte importante de los matorrales altos, que sustituyen a los encinares quemados, talados o degradados, a los que muchas veces da nombre (coscojares, garrigas); es indiferente a la naturaleza química del suelo, y amante de los climas cálidos por lo que empieza a faltar a partir de los 1000 m de altitud; soporta bien las sequías estivales. Se asocia al espino negro, lentisco, acebuche, etc.


En España se localiza en el contorno de la región mediterránea. En las Baleares, en las islas, de Mallorca e Ibiza y en la Península por casi toda la zona mediterránea, especialmente en el centro y mitades meridional y oriental, faltando en las regiones elevadas y continentales. Por la Alcarria se hace presente en muchos de sus bosques mezclándose a veces entre los robledales y carrascas.

El nombre científico de esta especie, coccifera deriva del verbo latino fero: llevar y del sustantivo coccum, quermes, cochinilla cuya hembra globosa se desarrolla sobre las ramas de estos arbustos, en los climas más cálidos y secos (género Kermes fam. quermésidos); este quermes, llamado también grana de tintes, grana de quermes o coco de tintes, se empleaba antiguamente como colorante y de él deriva el color carmesí; algunos historiadores, nos relatan que en tiempos de la dominación romana de España un crecido tributo anual de esta grana, que servía para teñir la púrpura más exquisita, que usaban los miembros del Senado.
.
La madera de coscoja, por su tamaño, solo sirve como leña para quemar y para la obtención de carbón menudo (cisco) que es de muy buena calidad. Las bellotas se utilizan para alimento de cerdos y cabras, a falta de las de encina.