publicidad

abubilla

La Abubilla es un ave bastante peculiar, su tamaño es parecido a la urraca (Pica pica ) aunque con las alas abiertas parece mayor de lo que es.
.
Su largo pico esta preparado para cazar insectos y alimentarse cerca del suelo. También es llamativo el color de su plumaje, con una mezcla de colores naranja, negro y blanco que llama la atención, sobretodo en vuelo.
.
En la cabeza luce una llamativa cresta plumífera que se abre en forma de abanico cuando esta alarmada.

El nombre de la Abubilla, esta ave bella y curiosa a la vez, es onomatopéyico, trascripción en diminutivo de su canto «bub-bub-bub».
.
Con un moño de grandes plumas flameantes, con puntas negras, que despliega en la excitación del cortejo, también esta provista de un pico largo, curvado, con el cual perfora la tierra en busca de gusanos y larvas de insectos.
.
En vuelo, sus anchas alas redondeadas, que bate irregularmente, le otorgan el aspecto de una gigantesca mariposa.
.
En tierra su marcha es elegante, tanto si camina agitando la cabeza como si trota ligeramente.


La Abubilla
Andres Sanchez Robayna


En la hierba del cielo, o de los mundos,
el animal levanta el vuelo breve,
la cabeza incendiada, el cuerpo astuto,
la cresta reflejada por los charcos del tiempo.

Lo vi en días de luz que no regresa,
pero un niño regresa. Un niño, ahora,
cuida su pata herida junto a una casa blanca,
en el tiempo sin tiempo y en el no de la luz.


Falta por decir que la Abubilla pasa por ser un ave sucia, a causa de su nido maloliente, situado generalmente en el agujero de un árbol. Al final de la cría de los pollos es cuando el nido desprende un olor tan nauseabundo, por lo que es fácil descubrirlo. Se ha acusado a la Abubilla de negligencia, pero esto no es cierto. Bien es verdad que en el fondo del estrecho agujero, que los padres se esfuerzan por mantener limpio, pueden quedar restos de comida y deyecciones, pero en realidad lo que causa este olor desagradable es una secreción de la «glándula del obispillo» de los pollos.

Identificación: Plumaje pardo-rosado; en vuelo alas y cola blancas y negras, muy anchas; moño rosado, con puntas negras y largo pico curvado; sexos iguales.

Nidificación: Cría en agujeros de árboles o paredes, o en cajas anideras; usualmente no lleva material al nido, pero acumula desechos; puesta, en abril-junio, de 5 a 8 huevos gris claro a crema; incubación, 18 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, abandonan el nido a las 3 ó 4 semanas; a veces dos crías.

Alimentación: Principalmente larvas de escarabajos, saltamontes, langostas, mariposas, hormigas, ciempiés, moscas, algunas arañas, escolopendras, ácaros, lombrices.

El ama
José Maria Gabriel y Galán

Será puro el ambiente, como antes,
y la atmósfera azul será serena,
y la brisa amorosa
moverá con sus alas la alameda,
los zarzales floridos,
los guindos de la vega,
las mieses de la hoja,
la copa verde de la encina vieja...
Y mugirán los tristes becerrillos,
lamentando el destete, en la pradera,
y la de alegres recentales dulces
tropa gentil escalará la cuesta
balando plañideros
al pie de las dulcísimas ovejas;
y cantará en el monte la abubilla,
y en los aires la alondra mañanera
seguirá derritiédose en gorjeos,
musical filigrana de su lengua...

.
.
Su habitad es parecido al del abejaruco (Merops apiaster), esto es, zonas abiertas de clima calido y seco, de escasa vegetación y suelos blandos. También frecuenta los bosques y grandes masas forestales pero en menor medida. Se la puede ver desde el nivel del mar hasta los 1800 metros de altitud.

Es de la especie Upupa epos, catalogada “De interés especial” en el catalogo nacional de especies amenazadas y tiene una longevidad que pueden llegar hasta cinco años.
.

Su peso es de aproximadamente unos 70 gramos y con las alas abiertas pueden medir hasta 50 cms. con una longitud de unos 28 cms aproximadamente.

Su dieta se basa fundamentalmente en insectos, gusanos y larvas. Gracias a su largo pico con forma curva, pueden explorar el terreno y materia vegetal en busca de alimento fácilmente. El dimorfismo sexual no es muy acusado, aun cuando parece que la hembra es de coloración algo más apagada que el macho.


La reproducción comienza en abril y continúa hasta julio. El nido es construido en agujeros de árboles y en muros cerca del suelo.
.
La puesta es de unos 7 huevos y como dato curioso la abubilla no limpia los excrementos del nido, al parecer para desprender mal olor, como estrategia de defensa hacia sus depredadores.



El vuelo de la abubilla delata enseguida el color blanco y negro de sus alas.
.
Se desplaza pequeños tramos, posándose en arbustos, en postes, muros, tejados etc…, siempre cerca del suelo.
.
No suelen verse en grandes grupos, más bien se suele ver a uno o lo más dos ejemplares juntos.
.
El reclamo es el repetitivo “up-up-up” suave y aflautado.